tvzap

jueves, febrero 16, 2006

Telefilm

zapeado por zama


¿Es la tele un medio de comunicación y el cine un arte? ¿Puede ser al revés? ¿Pueden ser ambos ambas cosas? Como es habitual en este blog, el post que a continuación viene no trata del tema planteado en la introducción, pero es bonito dejar preguntas abiertas. Si acaso en otro momento las resolvemos. Ahora vamos con otros aspectos de la relación cine-tv.

El cine trata un espectro de temas tan amplios como la vida (hoy estoy en plan grandilocuente) y no se escapa a hablar sobre la tele porque hasta ahí podíamos llegar. Si los españoles se pasan 240 minutos al día delante de ella, sería una estupidez que el cine la obviara. Pero, ¿la tiene en cuenta tanto como debería? Mi opinión es que no, no existen demasiadas pelis que tengan como tema a la televisión, y cuando la tienen, es en algún aspecto secundario. Pero existen honrosas excepciones, veamos tres ejemplos de ellas:

"Permanezca en sintonía" nos enseña al mismísmo demonio reconvertido en vendedor de antenas parábolicas, las cuales proporcionan 666 canales de variado entretenimiento. El ya fallecido John Ritter la compra para su uso y disfrute y el de toda su familia, pero se encontrará con la contrariedad de que la nueva antena se chupa a los miembros del clan y los introduce en el mundo televisivo. La familia pasa de programa en programa y de canal en canal buscando la salida, pero deben hacerlo antes de que pasen 24 horas, tiempo en el que el mesfistotélico programador ganará sus almas para siempre. Uno de los gags más divertidos es cuando el protagonista aparece en la serie que le lanzó al estrellato, "Apartamento para tres". Ante tal visión no puede más que gritar acojonado. Una comedia muy original y para toda la familia.

"Un loco a domicilio" se supone que es la traducción de "The cable guy". Jim Carrey interpreta a un instalador de televisión por cable, transtornado psicológicamente por una infancia permanentemente situada frente a la tele. Establece amistad (su única amistad) con uno de los clientes, y ésta se va transformando poco a poco en obsesiva y enfermiza. Como hilo conductor y como elemento de crítica social, en paralelo a la trama de los personajes principales se desarrolla un jucio a-la-O.J.Simpson: un gemelo mata a su hermano, ambos protagonistas de un culebrón y su juicio se retransmite en directo para todo el país. El momento de climax de la peli, cuando todo EEUU está pendiente de escuchar la sentencia del presunto asesino, Jim Carrey se lanza hacia la antena parabólica más grande del universo. ¿Qué pasará? Vapuleada por crítica y público, no merecía tal tratamiento. Tiene cosas que sobran, como algunos excesos payasistas del prota, pero es una comedia original y no apta para toda la familia.

"El show de Truman", nuevamente con Jim Carrey, nace a la par de los programas de telerealidad que posteriormente invadieron nuestras vidas. Aunque para mi ha envejecido algo mal (la prueba es que últimamente la programan los fines de semana a las 15:30), sigue siendo una buena representación del mito de la caverna (que alguien me rebata, que estoy lanzado). Truman (curioso nombre) vive en un mundo permanentemente retransmitido por TV, en un programa seguido a escala planetaria con una única trama: su vida. Adoptado desde su concepción por la corporación que lo explota, Truman no sabe que vive en un mundo irreal, pero hay cosas que no le cuadran y como Neo en Matrix, lucha por escapar para encontrase con el amor verdadero. Cuando por fin lo consigue, con la humanidad completa como share, el programa finaliza. Uno de los adictos televidentes sólo acierta a decir: "¿Qué echan ahora?".

Así que, en resumen, el cine ve a la tele o como manejada por el demonio y siendo un instrumento de captación de almas, o como un método de transtorno mental para los niños con funestas consecuencias en la etapa adulta o como un dios que todo lo controla y engaña al individuo.

¡Pues ya está bien! Ni el cine es tan bueno (existen numerosísimos ejemplos) ni la tele es tan mala: yo soy la prueba palpable de ello.

Etiquetas:

5 Comments:

  • Otro par de ejemplos:

    "Perseguido", de Schwarzenegger. En la tele del futuro, los concursos consisten en asesinar a gente en directo de formas muy varidas. Esta vez le toca el turno al gobernador, pero la cosa se tuerce y acaba derribando el sistema. Ver para creer.

    "Good Night, and Good Luck". Sobre como la política y los intereses económicos acaban poniendo a Urdaci en el telediario.

    By Blogger Juan Luis, at 8:14 p. m.  

  • A mi me vienen a la cabeza otros como Al filo de la noticia (sobre la realización de un telediario de éxito y las luchas internas de ego entre la parte técnica del equipo; muy estética-ochentera, de esas cuyo doblaje suena a voces de los 80); Escándalo en el plató: especie de vodevil sobre la realización de una telenovela tipo Santa Bárbara, y que según su director intentaba captar el espíritu y la estética de "Mujeres al Borde..."; Network, un mundo implacable: un presentador de éxito (pero en el pasado) ve como su carrera peligra ante los bajos índices de audiencia: para ello anuncioa su suicidio en directo en uno de sus últimos programas en antena.

    Supongo que habrá miles de ejemplos, pero creo que LA película sobre la televisión aun no ha sido realizada. Es una pena ver como no hay ningún guionnista en España con la suficiente mala leche y aptitudes como para escribir un guión sobre la manipulación televisiva sin caer en el histrionismo o el petardeo.

    By Blogger Mambotaxi, at 8:39 a. m.  

  • Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    By Blogger Juan Luis, at 6:48 p. m.  

  • Troya también sirve como ejemplo.

    By Blogger Juan Luis, at 9:52 p. m.  

  • By Anonymous Anónimo, at 9:23 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home